Bienvenidos a la ocupación

Postales de un circuito en retracción.

Año tras año, las esperanzas de miles de jugadores alrededor del planeta por emprender un porvenir en el tenis tienen como primer paso a los ITF. Una arena de quimeras entrecruzadas en un escenario exigente por lo novedoso, pero también lo restrictivo.

No obstante, todo sueño se encuentra con sus realidades. Y en el caso del “tenis base”, son cada vez más duras. Sean en premios, posibilidades de armar giras sustentables o entrar a las listas, los obstáculos crecen y no distinguen nacionalidades u orígenes.

Qué desafíos genera esa lógica y, de qué maneras se manifiestan en el contexto cercano, son dos puntos interesantes a desmenuzar.

Frozen Money

Una de las grandes asignaturas pendientes del “tour menor” son los premios. Prize Money, como se traduce al inglés. O mejor dicho, lo que cada tenista percibe en dinero por sus performances.

En este aspecto, las asimetrías frente al resto de los niveles es dramática en cuanto a que no ha experimentado ninguna suba considerable (u absoluta) en dos décadas. La cronista estadounidense Colette Lewis, a propósito de una entrevista con Magnus Norman, recuerda que “sólo para mantenerse al día con las tasas de inflación, los eventos de10 mil dólares requerirían premios arriba de 17mil ahora”.

En mujeres, recién en 2012, se incorporaron los 15K, un tipo de torneo del que los hombres ya disponían e incluso con hospitalidad incluida en ocasiones. Cabe recordar que los ex Tier V, la escala de WTAs más inferiores en los ´90, repartían una bolsa cercana a los US$ 108.000. Hoy, devenidos en Internationals, otorgan 235,000, un aumento que supera el 100%.  Abismal distancia.

Borwell

Hasta las monedas. El irónico, aunque sincero tuit de la británica Sarah Borwell, ex 199ª WTA, quien desde Innisbrook (25K) mandó un mensaje por demás gráfico junto a su recibo por la primera rueda en dobles. “Ser tenista profesional es ciertamente glamoroso. Hacer una vida es duro. Igual puedo comer con estos $45.50”.

Tatiana Búa, 431ª en el escalafón mundial y reciente campeona de dos nacionales, lleva disputando women´s circuits desde hace 7 años. En 2012 probó surte en  Europa y tuvo que recurrir a competencias locales en Francia para bancar gastos y después despegar con buenas actuaciones en ITF.

554908_233236303480801_45031131_n

Una verdadera luchadora del circuito, la bragadense Tatiana Búa.

Sin el beneficio de un sponsor en el último lustro, cuenta su realidad: “Todo es esfuerzo mío y de mi familia. No hay nada fijo y la espera no está buena. No hay ganancia. Salvo que ganes todos los torneos”.  Y remarca: “No es fácil. En los futures uno juega por los puntos. Siempre estás cubriendo las cosas. Quedás hecha. La mayoría queda en negativo porque la que gana es una sola”.

Señal de alarma

Por si fuera poco, las crecientes contracciones del calendario ITF tampoco ayudan. Mucho menos en Sudamérica, cuya cantidad de eventos decreció, tanto en mujeres como en hombres. En el lapso de un año, si se consideran los primeros trimestres de ambas temporadas, las caídas son notables, como indica el siguiente gráfico.

itfs

Dicha situación forzó a varios jugadores de la región a buscar sí o sí nuevas latitudes, incluso Asia, para conseguir puntos o siquiera una puesta en marcha decente.

En Argentina, los que no pueden costear semejante aventura, tienen dos alternativas. Los nacionales o arrancar en abril, dos meses más tarde de lo previsto luego de la cancelación de los futures masculinos en la Costa Atlántica.

No fue sorpresa, entonces, que los campeonatos internos rebasaran de inscriptos. En un dato por demás llamativo, el Córdoba 2 de Villa María contó con un draw de 121 participantes. El Top Serv 4, parte de circuito profesional AAT,  recibió 167 inscripciones, récord en los últimos 3 años, según confirmaron sus organizadores.

Para completar, el Master femenino AAT I llenó su qualy y recibió a 88 chicas entre sus dos cuadros en las canchas de River Plate.  Por supuesto,  en un circuito distinto.  Aunque refleja el esquema back-up que la competencia interna. El transcurso de dos semanas deja un mensaje clarísimo: las ganas de jugar son evidentes.

El modelo Antalya

Quizás una “fuerza de resistencia” a los reveses intrínsecos de un calendario espaciado e intermitente, en Antalya, Turquía, viene aplicándose un sistema casi único en el globo. Consta de llevar adelante varios torneos al hilo durante semanas o meses en una misma locación, club o ciudad.

Federico Murray, coach de Victoria Bosio, quien disputó esa serie la temporada pasada, se refiere a sus ventajas:  “son muchas. Hay muy buen nivel de tenis, comidas, bebidas, gimnasio, piscinas, todo incluido. Un tenista debe alimentarse, descansar bien y el hotel es perfecto. No tenés que pagar transporte, está todo ahí. No perdes tiempo en nada”.

antalya

Panorámica de las canchas del Belconti Resort Hotel, en Antalya. En tenistv.tv pueden verse hasta livestreams de los partidos, tanto de hombres y mujeres. Casi inédito para un 10K.

La federación egipcia siguió este esquema de torneos en seguidilla en  Shram El Sheik. Fabricio Burdisso, anotado para disputarlos el próximo mes, opina: “es más seguro estar en un mismo lugar. Llevás un poco mejor las cuentas de todo en vez de estar moviéndote. Y se junta mucha gente de distintos países”

Podrá decirse que esta metodología escatime federalismo al concentrar la acción en un solo sitio, o un radio acotado. De todas formas, lo unitario no quita lo económico. Y en un contexto donde costear giras resulta sideralmente más caro que los réditos que se obtienen de ellas ¿quién puede objetar al ahorro?

Como fuere, parece ser una opción atractiva a la hora de planear viajes y de la que el calendario en sí está tomando nota. Por ejemplo, México, que planea 6 ITFs conjuntos (para varones y mujeres) en Quintana Roo, a partir de fines de mayo. ¿Un nuevo prototipo a seguir?.

Cortes hacia arriba

Las urgencias por ganar puntos son tales que las top 100 empiezan a sentirlas. En Osprey (50mil dólares, el de mayor envergadura post primera semana de Miami), ingresaron nada menos que 19 y el corte parcial es 115.

Las latinas 2 y 3 en la WTA, Teliana Pereira y Paula Ormaechea (ambas dentro de las primeras 135) permanecen en la lista de la clasificación, escena insólita en otros challengers de igual relevancia, donde muy posiblemente ingresarían sin inconvenientes.

tuits

Piedra Libre. Beatriz García Vidagany y Catalina Castaño refiriéndose a la falta de reglas en la ITF para un trato más igualitario en las entradas a los womens circuit.

Así las cosas, varias jugadoras debajo de las mejores no pudieron completar la incursión que tenían programada en Norteamérica y debieron hacer la valija antes de tiempo o cambiar de rumbo inesperadamente. Sin garantías ni reglas que velen por un sentido de igualdad en condiciones con relación a las de arriba.

Cartas particulares

Como diría aquella canción de R.E.M. en los ´80,  éstas son algunas de las peculiares cartas de “bienvenida laboral”  reservadas para los que se embarcan en la ilusión de una carrera. Cada vez más escasas, de seguro. Y que abren interrogantes.

¿Hasta qué punto el tenis profesional como trabajo no encierra una hipotecatización permanente de la vida que se desea tener del mismo? ¿Por qué las acciones que tiendan a cambiar este panorama son aún un tabú en la agenda de prioridades? ¿Cuán divorciados están de estas circunstancias los entes organizativos que, idealmente, deberían actuar acorde a la dedicación (y confianza) que se deposita en ellos?

Todas preguntas cuyas respuestas aún persisten en una nebulosa. Si es que lo están. Mientras, en el medio, los tenistas conviven entre sus aspiraciones. Y sí, los filtros.

Por Sebastián Capristo

LECTURAS RECOMENDADAS

Jeff Sackmann, de Heavy Topspin y Tennis Abstract, fue uno de los primeros en resaltar la pérdida de challengers ATP a escala mundial. Un análisis cuantitativo de esa merma en el siguiente artículo de su autoría.

“Australian Junior Acceptances; Decrease in Number of Challengers in 2013 Raises Concern”, Colette Lewis (Zoo Tennis, diciembre 2012)

Dos interesantes y complementarias notas acerca del CH de Dallas, un oasis similar al de Osprey en cuanto a su conveniente fecha, pueden encontrarse en los textos de Marcos Zugasti (Fue Buena) y Tomás Rodríguez Couto (ESPN Tenis).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s